Animales Fantásticos: LOS CRÍMENES DE GRINDELWALD

En el 2016 llegó a los cines ANIMALES FANTÁSTICOS Y DONDE ENCONTRARLOS un spin-off de la saga Harry Potter (escrita por J.K. Rowling) que nos remitía décadas en el pasado a la Nueva York de 1926. El protagonista de esta historia era Newt Scamander un afamado autor cuyos libros se harían trascendentales para el estudio de las criaturas mágicas. Ahora, dos años después de esa aventura con un tono adulto y familiar llega una esperadísima secuela titulada LOS CRÍMENES DE GRINDELWALD, nuevamente dirigida por el ya recurrente director David Yates.


Esta historia comienza con el mago tenebroso Gellert Grindelwald (Johnny Deep) que tras escapar de la MACUSA (Congreso Mágico de los Estados Unidos de América) se traslada a París, Francia en busca de un nuevo cuartel y con un interés particular en Credence Barebone (Ezra Miller), el joven obscurial, quien sobrevivió a la batalla en Nueva York y que ahora indaga en su pasado para descubrir su verdadera identidad. Mientras tanto, Albus Dumbledore (Jude Law) recluta a su antiguo estudiante el magizoologo Newt Scamander, quien accede a la misión de ayudar a detener al poderoso Grindelwald, sin medir los peligros que le aguardan a él y a sus amigos. Pues mientras la guerra en el Mundo Mágico parece inminente y escoger un bando se hace necesario, el amor y la lealtad serán puestas a prueba por un discurso tentador sobre el poder y la pureza de la sangre.

Lo interesante de la premisa de la película es precisamente la complejidad que le otorga al mundo de Rowling, pues veníamos de historias que a pesar de tornarse más oscuras conservaban ese tono familiar y esperanzador de la magia y la aventura. En el caso de 'Los Crímenes de Grindelwald' la historia se asemeja más a un drama político, en el que surgen preguntas sobre el poder del discurso, el uso de la  violencia, los traumas y el rol de cada personaje en un conflicto sangriento y cruel, que dejará varias victimas en el camino y en el que no hay tregua.


En esta segunda película de la nueva saga se da el regreso de personajes como Albus Dumbledore o de Nicolas Flamel (mencionado pero vital para la trama de 'La Piedra Filosofal, 2001) y se introducen nuevos personajes como Theseus Scamander (Callum Tirner), Leta Lestrange (Zoë Kravitz), Yusuf Cama (William Nadylam) o Nagini (Claudia Kim), una maledictus cuyo destino esta marcado por la tragedia y su relación con los magos oscuros); todos ellos alimentan la mitología del Mundo Mágico de Rowling con dosis intensas de fan-service y hechos reveladores sobre la naturaleza de los magos.

La atmósfera lúgubre, oscura y melancólica que ha creado Yates, así como sus dosis de violencia sugerida alimentan un monstruoso guión en el que no deja de ocurrir hechos, pues mientras se nos presenta a nuevos personajes se plantea el siguiente paso en la historia, que sería el ascenso de Grindelwald como un líder llamativo para las masas, así como su posicionamiento como un villano carismático, que no le importa pasearse ante sus enemigos pues sabe que es temido, adorado y difícilmente cuestionado, un trabajo de personificación que Johnny Deep realiza con elocuencia.


En el lado de los héroes, Newt (Eddie Redmaine), Tina (Katherine Waterston), Jacob (Dan Fogler) y Queenie (Allison Sudol) aunque son personajes de luz en esta ocasión los vemos grises y melancólicos, pues la realidad de una posible guerra y las consecuencias que eso traería para sus relaciones los llevan a replantearse su posición moral ante una sociedad que les exige participar y elegir un bando, o elegir entre sus sentimientos y un mundo intolerante.

A nivel técnico la fotografía de Philippe Rousselot y la música de James Newton Howard alimentan el miedo y la oscuridad que se cierne sobre la historia. Los colores fríos y las piezas tenebrosas resultan exquisitas al ojo y al oído y reafirman la calidad cinematográfica con las que la saga del 'Mundo Mágico' se propone destacar como algo más que entretenimiento, buscan arte visual con escenarios llenos de detalles y un manejo de la cámara que nos permite conocer amplios espacios mientras vemos de cerca a los personajes.


Lamentablemente el punto débil de esta enorme producción es el guión que la misma J.K. Rowling creó, pues tenemos una película que no da descanso al espectador, es pesada, agotadora y un tanto aburrida pues lo que pudo ser una trama intrigante sobre un hombre poderoso que asciende mientras el mundo a su alrededor sufre las consecuencias, nos quedamos con tintes de un villano que es efectivo pero no tan participativo como pintaban los trailers. También tenemos el caso del montaje de Mark Day que es en cierto modo torpe pues los personajes pasan de estar en un lugar a estar en otro como por arte de magia (literal); no parece haber una conexión o hilo coherente entre las escenas solo suceden porque sí y nos llevan a un clímax más que apresurado, pues mientras esperamos que la trama avance, los personajes se exploren o justifiquen su existencia en la película está ya se encuentra en su resolución.

El film se levanta un poco hacia el final con un cierre espectacular y emocionante pero con un recorrido que esta lleno de tropiezos de temporalidad, solides de personajes y decisiones argumentales que podrían pasarle factura a la saga más adelante.


En resumen, LOS CRIMENES DE GRINDELWALD es una película eficaz a nivel de producción, que se queda corta en lograr una historia igual de satisfactoria que su antecesora (aún arrastrando también algunos de sus problemas), no esta bien estructurada y se siente demasiado cargada. Aún así es un viaje emocionante para los fans y abre las puertas a más detalles y lineas narrativas dentro del Mundo Mágico. Esperamos que este episodio descolorido solo sea una fase para algo mejor organizado, pues sabemos que la saga puede dar más y quizás un cambio de director o un guión menos complaciente nos entregue una tercera parte vigorosa.

Recuerda que somos Crispeteros, tus amigos amantes del cine, las series de TV, la literatura y toda la cultura que nos rodea.

OMAR ALVARADO

Crispetero de profesión. Perfil en construcción.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario