MI EX ES UN ESPÍA: el empoderamiento femenino en una parodia de acción

Hace pocos  días llego a las salas de cine el filme de acción MI EX ES UN ESPÍA. Esta es una cinta que mezcla las balas y explosiones con comedia y nos narra la travesía de una par de amigas que se ven envueltas en una trama de secretos, persecuciones y humor negro. La dirección corre a cargo de la cineasta Susanna Fogel, reconocida por dirigir la serie de ABC Chasing Life.


Sinopsis: Audrey (Mila Kunis) y Morgan (Kate McKinnon) son dos amigas treintañeras en Los Ángeles, que se ven súbitamente inmersas en una conspiración internacional, cuando el ex novio de Audrey llega a su apartamento con un equipo de asesinos letales siguiéndole los pasos. Sorprendiéndose incluso a ellas mismas, el dúo salta a la acción, huyendo de los criminales y de un agente británico sospechosamente encantador por toda Europa. Todo esto, mientras trazan un plan para salvar el mundo. El reparto también incluye a Justin Theroux, Sam Heughan, Ivanna Sakhno y Gillian Anderson.

Lo primero a destacar de esta película es su enfoque, pues se trata de una comedia que introduce la acción de espías como una formula en la que las mujeres son protagonistas, y cuyo objetivo no es mostrarlas como damiselas en peligro sino demostrar que están a la altura de las circunstancias, aun si eso implica matar para sobrevivir.


La muerte es un aspecto que resaltamos aquí porque se trata de un film que no teme mostrar la sangre, la violencia y la locura desenfrenada que rodea a Audrey & a Morgan. Pero más allá de ser una aventura  bastante bizarra esta se destaca por centrase en las protagonistas y ubicarlas en un proceso de autodescubirmiento, pues en medio de la testosterona del cine  actual es de apreciar un producto que coloca las chicas al frente, dejando ver una vez más su capacidad para liquidar al mal de turno e igualmente divertirnos con lo absurdo de su situación.

Sin embargo...

Aunque el desarrollo de la película es efectivo, tiene ritmo, giros de trama y algunos buenos chistes no logra amenizar un guión estrellado, con situaciones vergonzosas y una Kate McKinnon más que sobreactuada. Realmente MI EX ES UN ESPÍA sobrevive por su aparente madurez en tono y producción, pues aspectos como la fotografía, el diseño de vestuario y ambientación están bien cuidados.

Ademas de contar con una Mila Kunis que es irreverente e igualmente interesante, pues ella es la real protagonista de la historia (su experiencia de desamor y atracción hacen divertido y con estilo visual el más extraño sadismo), la película se desinfla al final con un clímax soso y sin mayor emoción, por lo cual suponemos que se dejan tantos cabos sueltos para explotar en una hipotética secuela o que no hubo mayores esfuerzos por ofrecer algo mejor.


En resumen, esta comedia de acción es un experimento que junta elementos que ya hemos visto en otras de su tipo, agrega un toque más juvenil y se transforma en un entretenimiento aceptable pero fácilmente olvidable. Sufre al tener a una Kunis que se destaca, al lado de una McKinnon que no aun no ha aprendido a mostrarnos otra cara, así como por un reparto que por momentos se ve demasiado incomodo contando esta historia.

Si desean ir al cine a sacarse unas cuantas sonrisas y desconectarse con la realidad, esta es su película.

Recuerda que somos Crispeteros, tus amigos amantes del cine, las series de TV, la literatura y toda la cultura que nos rodea.

OMAR ALVARADO

Crispetero de profesión. Perfil en construcción.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario