El heroísmo es un oficio bizarro: DEADPOOL 2

Según el mismo Ryan Reynolds el proyecto de Deadpool como franquicia se pensó hace una década, cuando los universos cinematográficos apenas comenzaban a aparecer. Pensar en adaptar el personaje creado por Rob Liefeld y el escritor Fabian Nicieza en 1991 al cine parecía impensable años atrás, esto debido a su peculiar personalidad y la violencia que rodeaban sus aventuras en los cómics. Fue Tim Miller (Scott Pilgrim, Thor: El Mundo Oscuro) quien en 2016 dirigió y dio forma final al esperado spin-off de la franquicia X-men. DEADPOOL entonces se convirtió en un éxito mundial y ahora tras una inmensa expectativa la inminente secuela ha arribado.

Deadpool 2 ha logrado recaudar más de 370 millones de dolares en apenas ocho días en los cines.

DEADPOOL 2 trae de vuelta al mercenario bocon de Marvel con una aventura más grande, igualmente violenta y extrañamente sentimental. Wade Wilson debe enfrentar esta vez a un súper soldado que llega del futuro para llevar a cabo una misión sanguinaria, Deadpool se ve obligado a reflexionar sobre la amistad, la familia y lo que significa en realidad ser un héroe, teniendo en cuenta que su actuar tiene consecuencias reales.

Si algo debemos destacar de Deadpool es su capacidad para salirse del molde, puede ser sensato en un momento y al siguiente ser un asesino a sangre fría, esta dualidad le da una complejidad al personaje digna de análisis y por ello es uno de los puntos más interesantes, nunca sabemos como actuara el personaje y en esta secuela profundizamos en ese lado humano, que más allá de la mutación que lo hizo poderoso, define a Wade y sus ganas de actuar por lo que cree justo.

Los cameos inesperados son un plus en la película, así que mantengan sus ojos abiertos.
La historia si bien puede parecer simple y repetitiva lo cierto es que, Deadpool 2 es una ironía hecha película, una burla a las segundas partes, a los villanos dramáticos, a los universos extendidos y en general a la seriedad vs. el humor fácil, una lucha que atiborra el género de superhéroes hoy día.

El director David Leitch nos ofrece acción, comedia y romance con un ritmo ágil; nos presenta nuevos personajes como Firefist (Julian Denninson), Cable (Josh Brolin), Yukio (Shioli Kutsuna), Domino (Zazie Beetz) y los demás miembros de la X-Force elementos frescos en la trama, con gran potencial y momentos para brillar, eso reparte nuestra atención y nos permite seguir con interés el pequeño pero atrevido universo de Deadpool.

Althea es una de las más extrañas relaciones de Deadpool y se puede considerar como la figura materna del antihéroe.
Claramente esta segunda entrega tiene defectos, pues si bien gozamos del humor y de la acción inventiva puede sentirse estancada, un puente argumentativo que solo sirve de preparación a la versión completa de un nuevo y futuro equipo de héroes bizarros. Ademas de que nos quedamos con un sin sabor por el villano, un título que baila y salta en varios personajes y que a fin de cuentas nos deja esperando una amenaza más clara; pues el Cable de Brolin si bien es intimidante lo cierto es que nunca logramos verlo como el peligro a vencer.

En conclusión, podemos afirmar que DEADPOOL 2 es una película igual de efectiva que su antecesora, es una historia sencilla llena de sangre e insinuaciones en la que Wade Wilson se roba el show, valiéndose de los nuevos personajes para validar su título como el héroe de origen Marvel más interesante y arriesgado de la actualidad.



OMAR ALVARADO

Crispetero de profesión. Perfil en construcción.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario