LO QUE NOS DEJÓ 'CARS 3'

En 2006 John Lasseter y el fallecido Joe Ranft dirigieron una de las películas animadas más peculiares que hizo Pixar antes de ser comprada por Disney. La historia de Cars se desarrollaba en un mundo poblado enteramente por vehículos y nos planteaba la caída y redención del joven corredor de carreras Rayo McQueen (un Chevrolet Corvette C6) que llegó al olvidado pueblo de ‘Radiador Springs’ y fue entrenado por el veterano campeón Doc Hudson (un Hudson Hornet) para volverse un campeón de honor y espíritu noble.


Once años después llegó a las salas la tercera y aparentemente ultima entrega de la franquicia dirigida por el experimentado director, guionista y animador Brian Fee (recurrente en las huestes de Disney).

La premisa de Cars 3 sitúa al Rayo McQueen (Owen Wilson) en la cúspide de su carrera enfrentándose al novato Jackson Storm (Armie Hammer) y el campeón quiere demostrar que aún está lejos de retirarse, pero luego de su última carrera de la temporada un fuerte accidente en la pista (que casi le cuesta la vida) parece ser inminente su retiro de las carreras. Sin embargo Cruz Ramírez (Cristela Alonzo), una entrenadora de corredores hispana, quiere demostrarle a McQueen que aún puede seguir compitiendo y no rendirse ante sus rivales y lo ayudara en su reto para seguir en las carreras.

‘Cars 3’ se estrenó en el primer lugar de la taquilla estadounidense con 53 millones de dolares (el inicio más bajo de la franquicia) pero ha ascendido rápidamente y en casi 60 días desde su estreno ha recaudado 299 millones de dolares en todo el mundo, aunque es difícil que finalmente se acerque al éxito de sus predecesoras sin duda fue de las más anticipadas del verano.

LO BUENO:

  • Animación: La película como es de esperarse es un espectáculo de animación que vale la pena disfrutar en pantallas de alto formato; hay emocionantes secuencias con juego de ángulos y animación a detalle que hace cada vez más reales los vehículos y los paisajes donde interactuan.
  • Madurez argumental: logra superar a la regular segunda entrega con una premisa más madura (con la grúa ‘Mate’ lejos de la acción afortunadamente), que profundiza en la relación de McQuenn con su antiguo maestro en las carreras; su viaje esta vez requiere retroceder en el origen de los corredores mismos y preguntarse a si mismo cuál es el limite al que puede llegar. Esto sin duda revitaliza una historia que parecía mantenerse en la delicada cuerda de la complacencia a los más pequeños.
  • Nuevos personajes: si bien no hay muchos destacables, el personaje de Cruz Ramírez maneja una relación de mentora y apoyo de McQueen, juntos sostienen la película entre carreras a muerte y nuevos entrenamientos que concluirá con un giro en su papel.
  • Climax: el final de la película resulta más que inesperado con una carrera emocionante y nostálgica; ese fue precisamente el logró de Cars 3 ofrecer varias reflexiones sobre el crecimiento y las etapas de la vida.
LO MALO:


  • Sensación de monotonía: si bien innova en aspectos de la trama en realidad no hay demasiada sorpresa incluso en el accidente de McQueen, que aceptemoslo era uno de los momentos más esperados por todos. Sigue existiendo esa idea en el aire de que Cars fue diseñada como una gigantesca maquina de Merchandising y hay demasiados momentos que caen en un humor infantil que ni los niños disfrutaran del todo.
  • No hay un gran peligro: si bien Cars nunca ha tenido personajes que se asemejen a villanos si ha tenido antagonistas que en anteriores entregas resultaron una presencia constante y retadora al Número 95; sin embargo Jackson Storm brilla por su ausencia, pues solo lo vemos compartir con el protagonista al principio y al final lo que lo hace irrelevante y es una lastima, pues de haberlo aprovechado tendríamos a un verdadero rival. Extrañamente al final el máximo obstáculo de McQueen resultó ser el mismo.
En conclusión, ‘Cars 3’ es todo lo que una aventura animada debe ser, divertida, ágil y entrañable. Logra rescatar la historia del Rayo McQueen devolviéndolo al centro de la atención y aunque la premisa de carros parlantes nunca dejara de ser extraña, ofrece lo suficiente para no ser olvidada.

Recuerda que somos Crispeteros, tus amigos amantes del Cine, las series de TV y toda la cultura que nos rodea.

OMAR ALVARADO

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario