Dunkerque, un thriller de guerra angustiante de principio a fín: ¿Nolan lo volvió a hacer?



Hace mucho tiempo venía siguiendo el estreno de Dunkerque, creo que es porque espero de Christopher Nolan prácticamente lo mismo que ha venido esperando en todas sus últimas películas (Batman: The Dark Night, Batman: The Dark Night Rises, Interstellar). De él siempre espero un guion concebido a base de líneas de dialogo con doble sentido y situaciones interesantes que van forjando la trama a un ritmo monótono, in crescendo y progresivo; para que en los momentos adecuados te suelte alguna explosión sostenida, sinfónica, electrónica, estridente y áspera propia de las composiciones de Hans Zimmer; de manera que esta provoque que tu corazón lata al ritmo del tempo musical, tus músculos se tensen hasta el punto de rigidez, que te aferres con las uñas a los apoya-brazos de tu silla y que el sonido te despeine hasta volverte irreconocible.



Al acabarse Dunkerque y salir de la sala de cine, efectivamente concluí que pude sentir esa gloriosa sensación, pero también noté que si había un mensaje que debía captar de la película, este no me llegó con la misma fuerza con que el producto audiovisual estridió mis sentidos. Eso me puso a pensar un poco en que tal vez estaba poniendo poca atención al mensaje y las sutilezas que este filme tiene para contar.



Dunkerque, es la historia de la Operación Dinamo, en la cual, aproximadamente  200.000 de los 400.000 soldados británicos fueron rescatados de una situación en la que quedaron arrinconados a merced del ataque de los nazis en la costa de Dunkerque, Francia.



El guion cuenta el lado de la historia concerniente a la huida de las fuerzas británicas, por lo que se ha ganado un par de críticas al no ser del todo fiel históricamente. Sin embargo, pienso que la intención de esta película no es plasmar la historia en el celuloide y convertirla en un documental, sino intentar que el espectador pueda palpar la angustia que sintieron estos soldados en ese intenso momento. He ahí el poder implícito de este filme, Dunkerque mas que una historia, es una experiencia. Una experiencia en la que Nolan quiere sumergirte y hacerte sentir el sonido de las balas como si estuvieras tratando de esquivarlas tu mismo para tratar de salvar tu vida.


El último filme de Nolan, es es una película concebida para ser disfrutada en el cine, de ser posible en formato IMAX; de hecho, el director mismo la filmó originalmente en este formato. Muchas de las escenas en ella están orientadas a escucharse desde todos los ángulos posibles de una sala de cine, Las balas, los rugidos de los motores de los aviones, las explosiones y hasta la misma música resuenan separadamente en cada rincón del recinto. Las escenas van desde sumergirte en el agua, hasta escuchar fielmente como suenan las balas cuando atraviesan el casco de un barco cerca de nuestros oídos y todo alimenta ese sentimiento de indefensión y angustia. La parte sonora a cargo de Richard King y Hans Zimmer en esta película es magistral.

El guion narra cuatro historias cuya trama son hilos conductores en si mismos. La historia del soldado que a costa de todo quiere retornar a casa, la historia del piloto que intenta salvar a los soldados en tierra, la historia de uno de los barcos civiles que intentó hacer rescate por mar y la historia de los altos mandos que intentarán gestionar el escape de sus subalternos.


Las cuatro historias se mezclan frenéticamente y forman un collage con apenas alguno que otro diálogo que permita entender a priori, las personalidades de sus personajes protagonistas. Esto hace algo difícil el empatizar al principio con cada una de las historias. Sin embargo, los personajes van tomando forma a medida que los vemos superar cada adversidad, permitiendonos descubrir poco a poco el temple de cada personaje y permitir formarnos intuitivamente una idea de lo que buscan. Aunque también cabe mencionar que algunos otros personajes no se terminan de dibujar del todo y son algo desaprovechados.

Dos puntos puedo decir ante los papeles que hicieron Fionn Whitehead y Tom Hardy en la película. Fionn Whitehead logró brillar con luz propia en su papel como el soldado británico Tommy. En realidad, pude sentir en su flaqueza y en el hecho de andar desarmado, un sentimiento de indefensión inquietante que me hizo sentirme preocupado en mas de una ocasión. Por otro lado, Tom Hardy, sin mucho diálogo que expresara sus emociones, pudo demostrar la angustia de querer salvar a sus camaradas pero, al mismo tiempo, temer quedarse sin los recursos para salvarse a sí mismo.



Algunas críticas son duras. Las que no hablan sobre la veracidad histórica, hablan sobre que "la cinta es tan grandilocuente y está tan ocupada en crear su propio espectáculo bombástico que se olvida desarrollar el drama" y que por esto "se siente como si en lugar de ver una cinta de guerra estuviéramos viendo un gameplay de algún Call of Duty".

Y bueno, tal vez el ritmo frenético, la sobre-estimulación producida por la música, el mutismo de sus personajes ocupados en tratar de sobrevivir y la inmersión a la que te someten las imágenes y el sonido, te hagan preguntarte: "Bueno, y entonces, ¿qué pasa con todo esto?". Afortunadamente algunos apuntes al final de la película te sueltan toda la moraleja que haya que captar de esto.




La respuesta a la pregunta del título de que si Nolan lo volvió a hacer, es que esta película debes verla como una experiencia para tus sentidos, pero también debes extraer su mensaje tomándote tu tiempo. La historia de Dunkerque no es sobre la guerra, como el mismo Nolan afirma, es un thriller sobre la celebración del poder salir ilesos a una situación que dice a todas luces que vas a morir, es sobre el espíritu de colaboración, es sobre entender lo indefenso que puede uno sentirse en medio de la guerra. Todo ello lo tenemos que digerir nosotros luego de que la experiencia nos afecte, de que la música se aplaque y de que las balas cesen.

Dunkerque es toda una experiencia audiovisual, pero es mas que ella misma cuando la vives por ti mismo. Por lo que yo te exhorto a verla en donde vas a sentir todo su peso cinematográfico, dentro de la sala de cine. Así que si quieres entender a la guerra mas allá de los relatos históricos, te invito a ver esta maravillosa cinta en tu sala de cine favorita.



Roberth Castaño

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario